Posteado por: Pedro | 26 septiembre, 2011

De mi amor y literatura

¡Hola de nuevo lectores!

Tranquilos, no se me ha llevado ningún perro en la boca durante el verano, pero sí es cierto que mi vida ha dado un cambio, un giro radical, sustancial, vital, que todo lo ha modificado para bien, para mejor, para increible… y para siempre: el amor. Ella es Marta.

Quiero compartir con todos, conmigo mismo, con ella, la felicidad que siento. Esa necesidad de exteriorizar, de sacarse de dentro las mariposas para que revoloteen, de compartir e irradiar alegría, de edulcorar diabéticamente a todo el que lea estas palabras con el mismo ansia que yo las escribo.

Siempre he pensado que lo más importante en la vida no era ni un buen trabajo, ni un buen sueldo (el que tenga las dos cosas, que se pase a verme y me explique cómo lo hace); tampoco le daba tanta importancia a la familia y como ya sabéis, los pocos, pero inmejorables amigos que poseo, no necesitan que les de la relevancia que ellos mismos, en nuestro día a día, se han ganado a pulso. Lo más importante en la vida, para mí, siempre ha sido poder describir con palabras la plenitud que te da el amar y sentirse amado; completarse en alguien, encajar en un puzzle romántico de dos mitades que se funden sin solución de continuidad. De eso quería escribir en mi vuelta al cole, de mi amor y su literatura. Quería hablaros de Marta, quería hablarle a Marta porque se merece estas líneas y en todas las que escriba hasta mi final, quiero y deseo que esté presente.

Es curioso cómo, a veces, ella se queda callada, se atasca graciosamente en una frase y como el bombero que acude raudo para apagar un incendio, llego y la socorro prestándole la palabra que le falta. Es una de las maneras en la que cada día, le regalo mi amor y mi literatura. La otra, la más importante, la que hace que se me vacíe el alma en una sucesión literada de arrullos, es con la que intento hacerla feliz. Es con la que intento que cada día, en cada sentencia, en cada frase, en cada sujeto con su verbo, en cada adjetivo, ella sepa y escuche de mis labios que se ha convertido en el TODO que me ocupa la mente, me llena la vida y me alegra el corazón.

Marta, extraordinaria, eso es lo que eres… te siento única, magnífica e inigualable. La naturaleza es tan sabia que no crea a dos seres iguales… excepcional, así eres, lo que veo cada día desde que te ví la primera vez. No hay nadie como tú. Tu composición emocional se vertebra en miles de buenos sentimientos, los que tenías antes, los que te surgen nuevos, los que has copiado de otros, los que te han enseñado, los que has experimentado y los que has sufrido.

Nadie siente de la misma forma: cómo te levantas por la mañana, cómo reacciona tu piel si te hacen gustitos, no hay otra risa como la tuya, tus lágrimas no las pueden llorar otros ojos y son el agua que destilan tus emociones, tu manera de sentir y de filtrar los sentimientos que forman lo que eres.

Y para cuando no todo sea como te gustaría, para cuando estés triste, preocupada o agobiada; cuando no puedas solucionarlo todo ya, cuando te pueda esa cabezonería que me encanta, cuando necesites un abrazo y no lo pidas o para ahora mismo. Ahora… justo ahora: cierra los ojos un segundo y trata de recordar un solo momento agradable, recupera el instante, los colores, los sabores o los olores, la esencia de lo que has vivido y sonríe. Eres fuerte a tu manera, tu fortaleza viene de lo que has vivido y pasado antes y de las ganas de vivir lo que te espera… hay poder en tus manos cuando agarran el stick en tu deporte y cuando regalan caricias; hay fuerza en tu mirada bicolor; hay fuerza en tus labios que a veces hablan duro, pero también besan increíblemente suave.

Eres tan única, tan extraordinaria, tan diferente, tan especial que formas parte de un todo a tu manera. Formas parte de mí, de mi corazón y lo llenas, lo haces feliz. Formas parte de tus padres, con tus discusiones, tus quejas, pero también tus complicidades y la consanguineidad que te han dado. Eres de tus amigos y amigas por las confidencias, las charlas, las cartas duras, las conversaciones, las risas, los enfados y los consejos.

Mi amor… tu eres mi literatura.

Te quiero. Sobran las palabras.


Responses

  1. TE QUIERO SIEMPRE . HASTA MI FINAL PRESIOSOOOOOOO

  2. Me siento tan feliz como si me pasara a mi. Es vuesto tiempo, vividlo y que la vida os bendiga.

  3. Tu fuiste uno de los primeros visitantes que tuvo ese Parque cuando se abrió al público, tenías poco más de dos años … Fué un 1º de enero frío y soleado, con algún resto de nieve en los pilares que ahora sustentan bustos de gente desconocida y que entonces estaban vacíos. Tienes una foto de pie, muy quietecito, encima de uno de ellos. Era otro tiempo, otro barrio, otra vida …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: