Posteado por: Pedro | 14 junio, 2011

J’accuse

No me comparéis con Zola. Ni de lejos establezcáis una mínima analogía con Neruda. Tampoco soy descendiente de aquel Dreyfus, injustamente condenado, pero YO ACUSO.

Acuso a las miedosas personalidades con miedo, que se dejan manipular y que no creen en sus incertidumbres o dudan de sus certezas.

Acuso a las @ tras las personas, que sin antivirus, llenan de correos basura mi buzón de tiempo.

Acuso a los indecisos que toman decisiones decisivas.

Acuso a los que en alarde de cojones maltratan a sus parejas, cuando otros con sólo un huevo ganan Tours de Francia.

Acuso a los que se indignan porque existan los indignados. Son indignos de su propia dignidad, poniéndose tan dignos.

Acuso al tiempo por haber convertido los segundos, los minutos, los días, las semanas, los meses o los años en las unidades para medir los sentimientos o el amor.

Acuso al norte y al sur, a partes iguales, por encontrarse siempre tan distantes y por su intransigencia perpendicular con el este y el oeste.

Acuso a políticos y banqueros porque no nos representan.

Acuso a las medias tintas, las verdades a medias, los vasos medio vacíos o a medio llenar, a la media luz y a quien no es capaz de completarlos o vaciarlos del todo.

Acuso a los adjetivos masculinos, femeninos y neutros por su sexismo.

Acuso a las enfermedades que no tienen cura porque nos arrebatan la potestad de ser nosotros la vacuna para aquellos que perdemos, a quienes amamos o necesitamos.

Acuso a las medias naranjas que se pudren, a las almas gemelas que buscan otros cuerpos y a los que se desesperan mordiéndose las uñas tratando de hallar su carne.

Acuso a los que gastan toda su energía en consumirnos la energía al resto. Lamentablemente, el ánimo no es una energía renovable.

Acuso a los que ponen toda la carne en el asador para que otros se mueran de hambre.

Acuso a los sosos que, sin prescripción médica, nutren sus vidas sin sal ni pimienta.

Acuso a los autoritarios que confunden la autoridad con el poder y el poder con su posición en una jerarquía.

Acuso a todos aquellos que dialogan consigo mismos. Ser monologuista es otra cosa, mucho más graciosa.

Acuso a ciegos visionarios, a los tuertos que te guiñan los dos ojos y a los bizcos intelectuales.

Acuso a los tahúres diestros que hacen trampas siniestras.

Acuso a todos aquellos que un día dejaron de escribir cartas a mano, dejaron de leer en papel, se informan sin periódicos y escuchan lo que ven por televisión.

Acuso a los que son incapaces de poner los intermitentes del coche porque están ocupados hablando por el móvil al volante.

Acuso a las zanjas, agujeros, socavones y aceras levantadas porque no aparecían en mi curso de orografía para caminar por la vida.

Me acuso a mi mismo por haber sido incapaz de escribir esta entrada antes, por acabarla aquí y por teneros tantos días abandonados.

Perdonadme.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: